Crítica 'El Cid' (Sin spoilers)

<<Una aventura épica como esta, pero con un guión más sólido, sin duda habría cerrado el 2020 por todo lo alto>>


Se ha escrito muchísimo de algo de lo que se sabe más bien poco y eso es algo que le juega muy a la contra a 'El Cid', la nueva serie original de Prime Video, que llegaba habiéndole colgado el cartel de la que sería la serie en español más cara de la historia.


La serie nos narrará a lo largo de sus cinco episodios que rondan desde los 50 minutos hasta los 70 del piloto, la historia de Rodrigo Díaz de Vivar (Jaime Lorente), desde su niñez hasta que es apodado "El Campeador" en la Batalla de Graus.



Jaime Lorente tenia una labor muy dura, que era la de estar a la altura de un proyecto tan ambicioso como era este, siendo la punta del iceberg de un reparto excesivamente amplio. Por no hablar de la presión que debe tenerse cuando el personaje al que interpretas ya le ha dado vida Charlton Heston en una de sus mejores actuaciones. Lorente tiene el talento y el potencial necesario para convertirse en uno de los mejores actores españoles, y en este papel lo vuelve a demostrar. En ocasiones cae en el error de acomodarse en ese Ruy enfadado con el mundo, que le viene como anillo al dedo, pero que desentona en determinadas escenas. Aunque no es nada de lo que seguro él no se haya dado cuenta a posteriori y que resolverá en el futuro, conociendo su buen hacer.


Las interpretaciones son todas muy correctas, donde yo destacaría la de Sancho (Francisco Ortiz) y sobre todo la de Urraca (Alicia Sanz), de la que hablaré al final más detenidamente. Y es que si digo que la mayoría son correctas es porque, como comentaba al principio, son muchas actrices y actores que no tienen tiempo de desarrollar sus personajes como es debido. Hay un exceso de intérpretes a los que se les da foco haciendo que transitemos por escenas que carecen de relevancia, desperdiciando el tiempo que enriquecería la trama principal de Ruy, y haciendo que nos confundamos y nos dispersemos dentro de la historia troncal.


Ese es el principal problema de esta serie que destaca en muchos otros sentidos. El hecho de que eso ocurra desde el primer episodio, que además es el más largo de la temporada (72 minutos), puede hacer que los espectadores decidan no continuarla. Una verdadera pena ya que 'El Cid' lo tiene todo para ser una serie que dé mucho que hablar para bien en el futuro si solucionan estos pequeños problemas narrativos, yo desde luego le daré otra oportunidad, en el caso de que Amazon decida respaldar la segunda temporada.


Fotograma de la Serie 'El Cid'

La labor de producción es sublime, si algo se consigue en 'El Cid', es meternos de lleno en la España medieval del Siglo XI. Todo en el diseño de la serie es maravilloso allá donde mires, desde el vestuario y las caracterizaciones, hasta el lenguaje y las localizaciones que favorecen tremendamente una dirección de fotografía que hace que todo luzca sobremanera.


La contextualización también es buena aunque, como en todo lo relacionado con la narrativa, no es clara en determinados momentos y puede generar confusiones. Todo nos introduce en esa España que nos muestra como las conspiraciones y la traición están al orden del día, haciéndonos odiar a Flaim, el Conde de León que es interpretado por Carlos Bardem.


Si por algo voy a dar la cara, después de ver esta serie, es por la forma de ser llevada a cabo. Como cualquier serie de ficción debería pretender, la originalidad lo es todo, y la valentía de contar cosas nuevas sobre algo de lo que se ha escrito tanto teniendo tan pocos datos no puede criticarse destructivamente. Yo no pretendo ver de nuevo lo mismo que he leído, sino desempolvaría 'El cantar del Mio Cid' o compraría nuevas novelas que se han publicado recientemente y quedaría satisfecho. El hecho de innovar y contarnos una historia más cercana a nuestros tiempos me parece un acierto.



Una aventura épica como esta, pero con un guión más sólido, sin duda habría cerrado el 2020 por todo lo alto. Sin embargo acabó por recordarme a 'Rey Arturo' de Guy Ritchie y ese es un ejemplo del que claramente deben alejarse. Incluso algo más cercano al videoclip promocional 'Romance' que nos ofreció Amazon días antes del estreno de esta serie, comentaba con mi compañero Esteban, que habría sido algo muy llamativo. Un Ruy contemporáneo desde luego no habría levantado tanta suspicacia en cuanto a la historia o las armas, ni habría generado ese estúpido debate en cuanto al feminismo de la serie.


Todo es propicio de ser adaptado en la ficción, es absurdo poner en tela de juicio la forma de ser llevado el feminismo en una serie actual, y menos aludiendo al contexto de la época. Sobre todo cuando gracias a ello entre otras cosas, podemos admirar la gran interpretación de Alicia Sanz, que roba la atención en cada escena ofreciéndonos buenos momentos en la serie.

35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo